En el anterior número, dimos un firme y apasionante repaso por la sección de los soft swimbaits, o swimbaits blandos, unas poderosas y versátiles herramientas para pescar en momentos dispares, así como especies y aguas diferentes. Hablamos del equipo básico a utilizar (caña, carrete, línea) así como de los diferentes swimbaits blandos existentes y las acciones de sus respectivas colas.

Ahora, profundizaremos en otros aspectos igualmente importantes en este tipo de pesca, como son los lastres insertables, los assist hooks o anzuelos “asistentes” o, para asegurar la captura, los sonajeros, las palas y las esencias o aromas artificiales. Son algunos detalles a tener en cuenta que, algunas veces, marcan la diferencia entre irnos a cero a casa o con una sonrisa bien grande y orgullosos de una buena captura.

Lastres insertables

Toda una ayuda para ganar peso en nuestro swimbait manteniendo una presentación natural, ya que podemos insertarlo justo en el lugar requerido, alterando la acción, la posición de natación y/o parada, además del peso. Son muy usados en pesca generalista con jerkbaits blandos, stickbaits (tipo senko) y criaturas, entre otros…pero son muy efectivos en swimbaits.

Hay insertables tipo spike o nail inserts, o dicho en castellano, con forma de lanza o aguja, que se clavan directamente sobre el vinilo. También de tipo screw-weight o “tornillo” que consiste en un lastre con diferentes formas y anillos para anclajes, y un tornillo o alambre que roscaremos o clavaremos allá donde lo necesitemos, sea en la cabeza o en la panza, fundamentalmente quedando el lastre expuesto. Es muy común en montajes tipo jig hzzead, pero se usa también en algunos casos para lastrar y equilibrar desde la panza del señuelo.

Assist Hooks: Salvado por un arpón.

¿Cuántas veces hemos clavado y perdido una picada de un lucio, un bass o cualquier otra especie, que nos deja la marca justo por detrás de nuestro anzuelo principal? ¿Recuerdas tu cara? Bueno, no seamos mala gente. A todos nos ha pasado alguna vez, y para ello se recurre a los anzuelos o triples asistentes (en inglés, assist hooks), que no son más que los triples, un anzuelo, o varios dispuestos en una línea adicional para aumentar el ratio picada/captura sobre nuestro swimbait.

Mi preferencia son triples, ya que más arpones supone una probabilidad mayor de alojarse alguno en la boca del depredador. En cuanto al tipo… de calidad, con buen afilado y, sobre todo, que la línea del assist esté perfectamente alojada y construida. De nada nos sirve que pique si éste se parte, se doblan los triples, etc. El número de triple o anzuelo no debe entorpecer la movilidad del señuelo salvo que queramos restringirlo por algún motivo (peces recelosos que huyen al notar la vibración intensa del padle, lentos de aguas muy frías donde debemos bajar el ritmo de cadencia de la cola, etc).

Sonajeros o “rattles”: Rompiendo el silencio

Muchos pescadores los llevan empleando en sus jigs y jerkbaits años, pero aún existen pescadores reticentes en las orillas a la hora de emplearlos en swimbaits. Los rattles o sonajeros, son unas pequeñas cápsulas que alojan bolas de diferente tamaño (de acero, latón o cristal) y que generan “ticks” o sonidos que serán detectados por nuestros queridos depredadores y según el material será diferente, más agudo en cristal y más grave en acero. Elegiremos unos u otros dependiendo de las circunstancias (oleaje, aguas turbias, o simplemente tipo de presas) para añadir un “plus” a la acción de nuestro señuelo.

Palas: Destellos que marcan la diferencia

Para introducir este “plus”, os comentaré una anécdota. Pescando con una cabeza plomada simple o  jig head no obtenía resultados en una zona que sabía de luciopercas y basses suspendidos por conocer un islote en el centro, así que incorporé un underspin o pala en la zona inferior de su jig head o cabeza plomada, y los resultados no se hicieron esperar, incluso a la caída del señuelo, en su descenso, se generaban tremendas picadas. Lógicamente, me hizo pensar en la pala como desencadenante.

Las palas, bien sean sobre el anzuelo, en una jig head o cabeza plomada (underspin) o añadidas con un screw lock o muelle insertable, son unas buenas aliadas cuando, a parte de la vibración de nuestro swimbait blando, necesitamos un extra de brillo y vibración, bien sea por condiciones de oleaje, turbidez del agua, etc. Las tenemos disponibles en el mercado en distintos tamaños, colores y formas, siendo las de tipo willow u hoja de sauce las más utilizadas, bien lisas o martilladas. Las de tipo colorado, podemos emplearlas cuando nuestro padle ha sido seccionado por la dentellada de un lucio, por ejemplo. Le incorporamos un barrilete o rolling, un muelle, un split-ring o anilla para unir la pala al rolling y otra para el muelle o screw-lock y…¡tenemos un spy-bait híbrido! También para dotar a nuestro montaje con un extra de vibración y brillo (hay muchas marcas que incorporan directamente las palas a su anzuelo para swimbait, aunque también podemos hacer nuestros propios montajes).

Esencias o aromas artificiales

Son cada vez más los pescadores de nuestro país los que utilizan este tipo de esencias o aditivos en sus señuelos, para darle un extra de naturalidad al incorporar sustancias que el pez reconoce e identifica con las mismas presentes en sus presas naturales. Las esencias han ganado fama a través del mundo de la competición, pero es fuera de nuestras fronteras, concretamente en Estados Unidos, donde se utilizan asiduamente en cada manga, generando resultados que pudimos comprobar en una de las ediciones de la competición europea de black bass más famosa realizada en nuestro país.

Podemos encontrarlas en forma de pomada o líquidas, distintos tamaños, esencias, etc. Yo me decanto por una textura tipo pomada, ya que se desprende con menos facilidad de nuestro señuelo y, generalmente, las utilizo en momentos de inactividad de los peces, o cuando les cuesta desencadenar la picada, estando prácticamente besando el señuelo. Uno de los momentos que más me gusta para emplearlas es en pleno invierno cuando tenemos que mantener el señuelo prácticamente inmóvil. La esencia, en ese momento, se ocupará con el ligero movimiento de las corrientes de generar una nube de aroma a su alrededor, favoreciendo la picada de un bass letárgico o apático.

También es muy útil cuando pescamos a bastantes metros de profundidad, pues favorece que el pez mantenga el señuelo en la boca más tiempo, y nos dé un poco más de tiempo para darnos cuenta de la picada, a veces, casi imperceptible.

Para finalizar…

Como en todo, cada pescador tiene sus preferencias personales, sus vivencias y observación que le han hecho aprender recursos para lidiar con distintas situaciones e intentar adaptarse durante el ejercicio de su pasión para alcanzar el objetivo deseado. Algunos son partidarios de “volver a lo básico” cuando las cosas se tuercen y no obtienen picadas. Otros, en cambio, creen en la innovación y buscan este tipo de recursos para añadir un “plus” a sus presentaciones e intentar provocar la tan ansiada picada. Pero como siempre, son ellos, nuestros queridos amigos con escamas, los que nos muestran la dirección correcta. Siempre es la naturaleza quien nos enseña a aprenderla para otras tantas aventuras y experiencias. Así que, respetemos y cuidemos de ella mientras disfrutamos de esta locura apasionante, de este universo desconocido, de este mundo aparte, que es la pesca con swimbait.

Enrique Sánchez