TODAS LAS CLAVES DEL “AJING”

0
7434

Si hablamos de la pesca deportiva una de las modalidades en pleno auge y que nos llega desde Japón donde tiene miles de adeptos es el “Ajing”, se trata de la pesca del jurel llevada al extremo, cañas y carretes específicos, líneas muy finas y micro señuelos para disfrutar a tope de la pesca de este pequeño carángido.

Zonas:

Zonas Portuarias: Casi la totalidad de los puertos de nuestras costas albergan muy buenas poblaciones de jureles, los puertos ofrecen a estos peces un hábitat ideal donde protegerse de temporales y de depredadores y les ofrecen excelentes cazaderos donde poder alimentarse durante todo el año. 

Playas: Muy próximas a las desembocaduras de los ríos solemos encontrar grandes playas, este tipo de zonas tiene gran querencia para los jureles, el gran aporte de sedimentos y microorganismos que arrastran los ríos concentran una gran variedad de peces pasto por lo que serán una zonas más que interesantes y muy a tener en cuenta cuando queramos pescar jureles.  

Zonas de costa: Nuestro litoral es otra de las zonas a tener en cuenta para la pesca del jurel, cuando los grandes cardúmenes de pez pasto se desplazan por la costa los jureles siempre andan al acecho tras ellos, es entonces el momento idóneo para tocar este tipo de zonas. 

Estructuras: Es habitual que en el mar encontremos estructuras y objetos flotantes como boyas, sin duda, serán otra zona querenciosa para estos peces, los jureles aprovechan el cobijo que les dan dichas estructuras para desde allí dar caza a sus presas, será otra zona interesante para dar con ellos.

Mejores momentos:

Primavera: La primavera es un muy buen momento para la pesca del jurel, tras el duro invierno los peces se activan y en su necesidad por alimentarse muestran gran interés por nuestros artificiales, esto unido a unas temperaturas mucho más agradables hacen de esta época del año un excelente momento para intentar conseguir buenas capturas de chicharros.

Verano: El verano es, sin duda, el mejor momento del año para practicar este tipo de modalidad. Los peces con la subida del mercurio se activan y llegan a su punto de actividad máxima, en esta época nos será mucho más fácil localizar a los siempre astutos jureles con lo que el éxito en nuestras jornadas está casi asegurado.

Otoño: Tras el largo y caluroso verano llega el otoño y con él llegan cambios, las aguas se empiezan a enfriar, bajan las temperaturas y los peces cambian de costumbres y de hábitat y nos es más difícil dar con ellos, aunque estudiando un poco el agua y con la experiencia de los años volveremos a dar con ellos y aún disfrutaremos de buenas jornadas de pesca.

Invierno: La época más difícil para la práctica de esta modalidad de pesca, días fríos con lluvia y vientos fuertes hacen que la pesca con este tipo de equipos se complique bastante. Esto unido al descenso en la actividad de los peces hace al invierno la peor época del año para la pesca de esta especie, aunque en determinadas zonas y momentos es probable dar con ellos y seguir obteniendo capturas con regularidad.

Equipos:

Para esta pesca necesitaremos equipos muy específicos, se trata de pescar con señuelos artificiales pero llevándolo todo a una fineza extrema, para poder lanzar estos micro señuelos es necesario un equipo muy particular.

Cañas: Necesitaremos cañas de carbono con una acción light o médium light de entre 2,20 metros y 2,40 metros y con un rango de lanzamiento de peso de entre 0,5 gramos y 7 gramos. Como particularidad encontraremos dos tipos de cañas para esta modalidad, cañas tubulares y cañas “solid tip” o de puntera maciza, estas últimas algo más sensibles e ideales a la hora de notar la sutil picada de estos peces por lo que serán recomendables para este tipo de técnica. Este tipo de cañas tan livianas nos ayudarán a la hora de poder lanzar estos micro señuelos y sobretodo de poder luchar con los jureles sin miedo a desgarrar su frágil boca.

Carretes: Serán necesarios carretes de buena calidad y que sean muy ligeros en cuanto a peso, con tamaños comprendidos entre el 1.000 y el 1.500 dependiendo del fabricante, la capacidad de línea en esta técnica no es lo más importante ya que lanzando pesos tan livianos los lances son relativamente cortos, existen en el mercado modelos provistos de bobina ancha o “shallow spool” que serán recomendables ya que favorecen la salida del hilo por lo que es un aspecto importante a la hora de lanzar con poco peso.

Hilos: Los hilos en el “Ajing” son muy importantes y elegir bien el hilo que le pondremos al carrete nos facilitará mucho las cosas, existen varias posibilidades el nylon o monofilamento, el fluorocarbono y el trenzado. El monofilamento quizás sea el menos utilizado aunque es perfectamente válido eso sí utilizando diámetros muy finos y es aquí donde empiezan los problemas para este tipo de hilo debido a su poca resistencia a la rotura serán recomendables diámetros de entre el 0,12mm y 0,20mm. En cuanto al fluorocarbono es una opción muy interesante y muy utilizada por los pescadores de “Ajing”, utilizaremos los mismos diámetros que con el monofilamento aunque este tipo de hilo es algo más resistente menos elástico y encima es bastante más invisible en el agua por lo que lo hacen una buena opción, por último y quizás sea el más utilizado por los pescadores llegamos al trenzado o P.E. utilizaremos diámetros de entre 0,06mm y 0,10mm, es un hilo muy resistente en diámetros muy finos eso unido a una nula elasticidad lo hacen ideal para este tipo de pesca ya que detectaremos el más mínimo movimiento de nuestro señuelo, será imprescindible montar leader de fluorocarbono para que los peces no vean nuestro trenzado. 

Señuelos:

Para este tipo de pesca se utilizan principalmente vinilos montados en pequeños jigheads o cabezas plomadas, pero no vale cualquier vinilo y cualquier jighead, necesitaremos señuelos adaptados y específicos para esta técnica. En el mercado existen multitud de vinilos específicos para “Ajing”, aunque hay otros señuelos que también resultan efectivos como pueden ser micro jigs y pequeños artificiales en esta modalidad se utilizan principalmente pequeños vinilos. 

Jigheads: Una buena elección de nuestra cabeza plomada puede marcar la diferencia entre una jornada épica o no tener ni picada, deberemos adaptar la cabeza plomada según escenario, climatología y actividad de los peces. En aguas profundas y en días con corrientes necesitaremos cabezas algo más pesadas de entre los 3 gramos y los 5 gramos, por el contrario en aguas más someras y sin corriente utilizaremos cabezas de entre los 0,5 gramos y los 2 gramos de peso. Otro punto importante es la forma de las mismas, encontramos diferentes tipos y formas que hacen que nuestro señuelo se mueva de una u otra forma, los jigheads tipo “round head” o cabeza redonda nos servirán en jornadas donde los peces andan algo más apáticos ya que la forma de moverse de este tipo de cabezas es algo más sutil, por el contrario cuando encontremos a los jureles muy activos las cabezas tipo darting nos darán un movimiento mucho más agresivo ideal para provocar las picadas de los chicharros.

Vinilos: Tenemos multitud de formas, acciones y colores, todos ellos son buenos si sabemos adaptarlos a cada situación y actividad de los peces. Para esta técnica las tallas de los vinilos se comprenden entre los 2,5cm y los 5cm pudiendo ser también efectivos los vinilos con algo más de tamaño, en cuanto a formas los más utilizados son los que imitan a pequeñas lombrices, minnows o pececillos de pequeño tamaño, pequeñas gambas, micro cangrejos y micro grubs de vinilo. Como particularidad algunos de estos vinilos van impregnados con esencias con la intención de atraer a los jureles, también encontramos muchos de ellos fabricados con pintura “glow” o luminiscente. Eso hace que nuestro vinilo se ilumine en la oscuridad haciendo más fácil la detección del mismo por los peces, en cuanto a colores todos son válidos eso sí debemos saber adaptar cada color a cada situación y día de pesca, en días con poca actividad de los peces y aguas muy claras los colores naturales serán los más indicados, por el contrario en días con mucha actividad de los peces y con aguas algo mas tomadas los colores más vistosos serán la mejor elección.

Otras Especies:

Son muchas las ocasiones en que el pez que estamos combatiendo al otro extremo del sedal no es un jurel y es que el “Ajing” es súper efectivo con casi todas las especies depredadoras de nuestras zonas de pesca, en estos escenarios los jureles comparten hábitat con multitud de especies como sargos, lubinas, obladas, cabrillas y un largo etc, dependiendo de nuestra zona que no dudarán ni un segundo en atacar nuestros señuelos amenizando muchas de nuestras jornadas cuando los jureles no den la cara.

Captura y Suelta:

Como siempre desde nuestra posición de pescadores deportivos debemos respetar al medio y a nuestro digno adversario y aunque es perfectamente comprensible que nos llevemos algún ejemplar para su consumo, debemos ser muy respetuosos con la especie y siempre que podamos realizar el captura y suelta para preservar así nuestras especies piscícolas para en un futuro seguir disfrutando de esta pasión que nos atrapa que es la pesca.

Conclusión:

Desde aquí te animo a que pruebes esta modalidad que tantos y tantos adeptos tiene en otros países y que cada vez cuenta con más seguidores en nuestras costas, el poder capturar estos potentes peces con equipos ultra ligeros hace de esta pesca todo un reto que te engancha como no puedes imaginar, así que ya sabes coge tu caña y… ¡conviértete en otro loco por el “Ajing”!

Por Carles García